La joya musical

Entre las muchas creaciones que han surgido de la manos del hombre, la música la música se ha revelado como uno de los más sorprendentes, puesto que cuenta con propiedades que desde hace siglos han sido puesta en práctica para lograr un equilibrio en nuestro organismo, cosa que ha sido científicamente comprobada. Estimula nuestros sentidos y modifica nuestros comportamientos como si se tratara de comprar una joya elaborada a manos de la casa joyera de Rosa Tous, o simplemente acudiéramos a escuchar nuestro disco favorito.

Cuando hacemos referencia a la música solo como un término, lo que inicialmente se nos viene al pensamiento son las canciones que tanto nos agradan ya que cuando disfrutamos de una melodía, esta es capaz de hacernos recordar determinado momento que ha sido de gran importancia para nosotros, pero también nos sirve para desconectarnos de la rutina que vivimos día a día en el trabajo, la que es más que suficiente para que un ritmo adecuado se apodere de nuestro cuerpo y de nuestros cerebros.

Bien sea que nos dediquemos a hacer música, o simplemente porque nos agrada, la música tiende a ejercer un gran poder sobre nuestra mente haciendo que esta se comporte de una forma distinta. Pero a ello podemos sumarle el baile, que sumado a la melodía también hace que el organismo alcance una forma de entender la vida, por lo que cada canción puede tener gran influencia en nuestro día a día.

Beneficios de la música

Del mismo modo en que lo hacen otras disciplinas, la música cuenta con una serie de beneficios que logran que nuestra salud se conserve en un mejor estado, que podamos ser un poco más felices o que simplemente podamos sentirnos mejor, debido a que las melodías son capaces de fusionarse en nuestra conciencia buscando tal objetivo.

Los dolores se ven mejorados

Desde hace siglos, la música ha sido empleada con fines terapéuticos debido a que la conexión que alcanza a establecer con las neuronas en nuestro cerebro, consigue que los dolores disminuyan su intensidad hasta conseguir que tengamos un poco de estabilidad. Esta es sin duda una de las primeras cualidades con la que cuenta la música.

Estimula el desarrollo de la creatividad

Desde el momento en que decidimos tocar algún instrumento, ello se convierte en una manera de desarrollar nuestra creatividad. Ello podemos notarlo de una forma sencilla cuando una madre lleva a su hijo a explorar los sonidos a una escuela de música, con el fin de que a través de su combinación se generen en él sus propias canciones.

Genera diversos estados de ánimo

Cuando escuchamos determinada melodía, el cuerpo es capaz de reproducir de manera voluntaria y casi inconsciente un ritmo asociado con ella, haciendo que nuestro cuerpo se mueva a su ritmo. Tal situación se debe a que la música establece una conexión con el cerebro a través de todo lo que escucha y necesita exteriorizar. En ello, la música funciona como si fuese un generador de estados de ánimo que va a depender de lo que se escuche y que hará que podemos comportarnos de una forma o de otra.