Un concierto para plantas marca la reapertura de la ópera de Barcelona

De una manera sorprendente han decidido reabrir. Dicho evento cuenta con alrededor de 2.300 plantas, donde las mismas ocupaban las butacas del Gran Teatro Liceu ubicado en la capital catalana. Con esta idea lo que se buscaba es hacer un llamado a las personas para que hagan una reflexión sobre «la sostenibilidad» y además, sobre «las relaciones con la naturaleza».

En el acto, se encienden las luces, para posteriormente levantar el telón y que se haga presente un cuarteto de cuerda que comienza a tocar en el escena. Da la sensación de que la normalidad ha retornado al Gran Teatro Liceu de Barcelona, de no ser por sus butacas, ya que son estas las que se encuentran ocupadas con las plantas. Solo podemos pensar por ahora en una normalidad provisional.

Luego de transcurridos varios meses de silencio, este teatro tan emblemático retomó sus actividades el lunes 22 de junio de este año, aunque su actividad es una metáfora de todos estos meses de confinamiento en donde la naturaleza pudo recuperar terreno ante el ser humano.

La platea, el anfiteatro y los tres pisos de palcos de este emblemático teatro de la ópera de Barcelona se encontraban ocupados por plantas como ficus, palmas, monsteras y hasta 2.292 plantas verdes, donde las mismas contrastaban con el rojo de las butacas y el dorado de las columnas. Dentro de un escenario que permaneció vacío mucho tiempo, un cuarteto de cuerda se dedicó a interpretar con magistral profesionalidad la obra «Crisantemi» del italiano Giacomo Puccini.

Tal actividad fue ideada por el artista conceptual Eugenio Ampudia, donde el espectáculo solo busca hacer una invitacion al ser humano para que reflexione sobre «la sostenibilidad» y «las relaciones con la naturaleza». Esta es una idea que surgió en medio del confinamiento, mientras escuchaba con más fuerza y como nunca el cantar de los pájaros y podía notar cómo las plantas que lo rodeaban crecían con más brío. Explicó Ampudia en una rueda de prensa: «Pensé ¿por qué no entramos como malas hierbas dentro del Liceo y lo colonizamos y empieza a crecer por todas partes naturaleza y lo convertimos en algo vivo, incluso cuando no hay personas?». Mientras Víctor García de Gomar quien es director artístico del Liceu señalaba que se trata de «un poema visual que, a la vez, es una sutil metáfora que nos devuelve una sonrisa».

Sin grandes escenarios, mejor pequeños balcones

Este fue un concierto que fue emitido en directo a través de la web del teatro para quienes estaban interesados y pudieran reproducirlo a las plantas que tienen en casa. «Es un concierto como cualquier otro y respetamos tanto al público como en cualquiera de las acciones que llevan a cabo en el Liceu», comentó Ampudia. «Creo que todas esas plantas en su interior, en sus células, en su fotosíntesis, tendrán en cuenta desde ahora que han estado en este concierto», añadió. Una vez culminado el concierto, todas las plantas fueron donadas a los profesionales sanitarios quienes trabajaron durante los últimos meses a fin de frenar la pandemia del nuevo coronavirus.